Se puede describir la “fascia” como una gran membrana que cubre todo nuestro cuerpo, y a su vez lo envuelve por segmentos (grupos musculares) que se interrelacionan con otras estructuras (viscerales, arteriales, linfáticos entre otros).

Es una técnica de terapia manual , basada en suaves movilizaciones y presiones en diferentes partes del cuerpo con el objetivo de liberar y disminuir o eliminar las restricciones de los diferentes segmentos corporales. 
Uno de los ejemplos más comunes es la retracción de la FCTD (Fascia Cervicotoracodiafragmatica), causante en gran medida de la famosa “joroba” , que al liberarse disminuye notoriamente no solo la anomalía estructural sino la funcional.

¿Quiénes pueden beneficiarse?

  • Inflamaciones de tejido blando (bursitis, tendinitis, fascitis).
  • Hombro doloroso.
  • Fibromialgia.
  • Fascitis plantar.
  • Cervicalgias, dorsalgias, lumbalgias.
  • Síndrome piramidal
  • Síndrome de angular de la escapula
  • Cicatrices postraumáticas y postquirúrgicas.
  • Disfunciones de la ATM.