La responsabilidad de mi cuerpo es mía. El primer paso en la rehabilitación de cada paciente es volverlo consciente que la recuperación y la rehabilitación es su responsabilidad, pero en muchas ocasiones es un proceso bastante complejo porque no se es consciente ni siquiera de su estado normal, ni de las metas y objetivos que quiere lograr.

Al lograr que nuestros pacientes dejen de ser sujetos pasivos que llegan a recibir un tratamiento y se conviertan en parte del tratamiento se logran resultados más eficaces y ante todo permanentes. La sola educación al paciente no es suficiente para generar cambios en su conducta a largo plazo. Aquí es donde el coach apoya en los procesos de reeducación en los hábitos de salud y toma de decisiones para mejorar la calidad de vida, la salud y el bienestar.

Beneficios

  • Lograr motivación, disciplina y responsabilidad
  • Un plan diseñado específicamente para cada individuo acorde a sus necesidades
  • Ayuda a que cada persona traiga a su realidad sus necesidades y se haga consciente de ellas
  • Facilita el establecer objetivos y metas a corto, mediano y largo plazo
  • Se basa en las fortalezas de cada persona, no en sus debilidades, para conseguir los resultados esperados
  • Lograr salir de los bloqueos en los que normalmente nos encasillamos: “no puedo” “no soy capaz” “yo a esta edad…”

Modelo Tradicional

  • El profesional es el experto
  • Se diagnostica al paciente
  • Motivaciones externas
  • Se le dice al cliente que haga cambios
  • Se ignoran los procesos del cambio
  • Alta resistencia al cambio

Modelo Coaching

  • El cliente es el experto, es su vida
  • El Cliente encuentra sus soluciones
  • Motivaciones internas
  • Colabora para facilitar cambios
  • Se guía por un proceso donde el cliente genere progresos
  • Baja resistencia al cambio

Talleres

Dime como te mueves y te diré que sufres

Con la cabeza en su lugar

Tu cuerpo, la primera empresa que debes liderar